jueves, 3 de abril de 2014

Un baño de grafitis

Historia:
Este lugar cuenta ademas de con la piscina olímpica con dos piscinas de carácter ludico, un minigolf, una pista de frontón y una zona para tumbarse sobre césped que actualmente esta repleta de maleza.
Lo cierto es que el aspecto actual le da un aire muy tétrico al lugar.
En esta edificación había multitud de cambiadores individuales, ahora a falta de las puertas solo queda la mugre producida por el agua y el paso de los años.

Del éxito al abandono mas absoluto

Estas piscinas, asentadas entre lo que posteriormente sería una urbanización homónima, se construyeron en la década de 1960, por aquel entonces aún no existían muchas instalaciones deportivas por aquella zona. Además de esta situación, el poco nivel adquisitivo de la mayoría de la población de aquella época hacia poco probable el viajar para vacaciones, el echo de tener varias lineas de bus a su disposición también ayudo a convertir este centro ludico deportivo en un reclamo enorme de clientes, incluso le llegaron a poner el nombre de la playa del Valles.
Este era un recinto de propiedad y gestión privada y en los días de máxima afluencia podían contabilizarse hasta 4000 personas en el recinto que tenia 18018 m2.
El recinto abría incluso en jornadas señaladas como la verbena de San Juan y llegaron a actuar artistas como Salome y Tequila.
Sin embargo con el paso de los años este  complejo entró en un progresivo declive, tanto en el número de visitantes como en la gestión de la instalación, que acabó con su cierre en la década de 1980. Los motivos de este declive se debieron al aumento del poder adquisitivo de la gente que ya empezaba a salir de viaje por vacaciones y a construirse sus propias piscinas, esto junto a una mejora en las instalaciones ludico deportivas de las poblaciones cercanas mejor preparadas y comunicadas causo la perdida de clientela de este lugar ya que la gente tenia mejores instalaciones , mas cercanas y mejor comunicadas.
Con la llegada de la democracia, además, ciudades como Terrassa, Rubí o Sabadell empezaron a tener infraestructuras lúdicas y deportivas de carácter público, mucho más cercanas para una gran cantidad de ciudadanos. 

Diez años después del cierre de las piscinas, cuando el Ayuntamiento  procedió a la urbanización y adecuación del barrio, el propietario de la finca dejó de pagar los impuestos que la finca debía pagar en función de la recalificación del terreno que se había realizado, acabando la situación en un embargo por parte del consistorio.


La leyenda urbana


Esta leyenda que circula por la red cuenta que un día de verano tres jóvenes decidieron subir a la segunda plataforma del trampolín que se encuentra situado delante de la piscina olímpica y que mide unos 10 metros de altura, con la mala fortuna que al saltar fallecieron al golpearse contra el suelo de la piscina.Cierto o no? Que cada uno saque sus propias conclusiones...


Hay que remarcar que, en los últimos años, las piscinas han sido elegidas puntualmente como emplazamiento para reportajes fotográficos, rodajes publicitarios y de escenas para films y cortos. Por ejemplo el de Nike con Ronaldinho como protagonista.

Mientras se encuentra una solución definitiva la pintura blanca y azul ha dejado paso al cemento desconchado y los graffitis, el césped se ha convertido en malas hierbas, en una macabra combinación entre el paso del tiempo, el avance de la naturaleza por recuperar lo que era suyo y el vandalismo que han acabado por destrozar algo que empezó siendo una buena y rentable idea para acabar convirtiéndolo en un baño de grafitis.