lunes, 14 de abril de 2014

La blava,megatrilled version

La Blava, la fábrica textil donde trabajó y se inspiró el poeta Miquel Martí i Pol (1929-2003), recuperará su esplendor, aunque no su actividad industrial, en los próximos años. El Ayuntamiento ha adquirido por 1,2 millones de euros el edificio de la emblemática fábrica después de más de dos años de negociaciones con el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa). La Blava, cesó su actividad en 1999 y dejó atrás casi 70 años de historia.


Su intención consiste en convertir este antiguo complejo fabril, con una superficie de 17.000 metros cuadrados, en un espacio que "combinará equipamientos públicos y actividad económica privada". El edil explica que los jardines que rodean la fábrica "también se abrirán para dar continuidad al paseo del Ter que bordea el río".

La fábrica presenta un visible estado de degradación. Se pueden apreciar sus puertas y ventanales azules y, en su interior, se intuye cómo debía de ser la intensa actividad manufacturera que, en sus buenos momentos, en la década de 1960, ocupó a más de 400 personas. Tecla Sala abrió las puertas de este enclave a principios del siglo XX y fue en 1956 cuando Martí i Pol, con sólo 14 años, entró a trabajar en el departamento de administración. Era uno de los cuatro contables que en aquel momento tenía La Blava, al igual que Josep Balagué, quien compartió despacho con el poeta hasta que la esclerosis múltiple que padecía le obligó a dejar la empresa en 1974.El proyecto de rehabilitación aún no está definido, pero lo que sí está claro es que "el edificio tendrá que mantener su estructura porque está catalogado como patrimonio urbanístico". Entre los distintos usos que se darán a la nueva La Blava, ya es seguro que albergará la sede de la recién creada Fundació Miquel Martí i Pol,que tiene como fin divulgar la obra del poeta. Además, La Blava será el punto neurálgico de la Ruta Literària Miquel Martí i Pol, que recorre puntos del municipio vinculados con la obra del poeta en algún momento de su vida.Las paredes del despacho, "que aún se conserva", puntualiza el alcalde del municipio, fueron fuente de inspiración de Martí i Pol para la creación de una de sus obras más conocidas, La fàbrica. Los poemas del libro se convirtieron en un canto de denuncia y realismo histórico en el que los obreros pasaron a ser héroes debido a las duras condiciones en las que desarrollaban sus tareas.Montserrat Sans, viuda de Miquel Martí i Pol, cuenta que si conoce la historia de la popular fábrica es a través de los poemas de su esposo. Y ahora piensa que "Miquel estaría muy satisfecho de ver que se ha podido recuperar la fábrica para el pueblo".









Esta es la puerta de acceso al complejo