lunes, 24 de marzo de 2014

Jafra, el pueblo maldito

En la comarca del Garraf hay un pequeño pueblo de pocas casas que desde los años 60 permanece abandonado. El lugar en cuestión es un pueblo que no sería noticia si no es por la extraña forma en que fue desapareciendo y deshabitándolo la población que antes lo ocupaba.

Resulta curioso como un pueblo tan pequeño y tan sencillo esconde numerosos fenómenos y numerosa simbología ocultista. Jafra significa Hortiga.
La primera referencia escrita sobre este pequeño pueblo data del año 1143 como perteneciente por donación de Ramón de Jafre al monasterio de Sant Cugat. Se conservan actualmente los restos de la casa del barón de Jafre, la de los criados, la iglesia de Santa María de Jafre, la rectoría y un pequeño cementerio... El pueblo constantemente se fue poblando y abandonando durante varios siglos, en 1413, la iglésia queda abandonada ya que nadie vivia alli, aunque en 1432 se une la iglesia a la de Olivella. En el siglo XVII, los barones de Jafre quieren dar un nuevo impulso al pueblo nombrando un alcalde y repoblando la iglesia. En 1819, Jafre pierde el último alcalde y se une definitivamente a Olivella. En 1850 se restaura la iglesia pero sus habitantes van abandonándola poco a poco para desplazarse a las ciudades, hasta que en 1960 queda totalmente abandonada.
El cementerio es un lugar de reducidas dimensiones. Y existe un pozo en su interior en el que una niña perdió la vida, ahogándose y, se dice, que a veces sus lamentos se escuchan, e incluso hay quien afirma haber visto su silueta merodear por las inmediaciones de las ruinas.
Aparte de un cementerio con su leyenda de fantasmas, Jafra también tiene su Casa Encantada, y es uno de los lugares que más atrae ya que tiene una gran fenomenología paranormal, en ella se han producido todo tipo de manifestaciones desde raps, hasta estruendos y otros fenómenos de difícil explicación donde se asegura que, en su interior se escuchan golpes constantes en las paredes e incluso voces, también se han detectado pequeños destellos luminosos en las entradas de las viviendas y junto a la iglesia , así como extrañas presencias.
Se dice que en este pueblo se produjo asesinato, de un incesto con personas del pueblo implicadas, el dueño de la casa y el enterrador. Suele suceder que estos sucesos trágicos son siempre los desencadenantes de este tipo de historias ya que la imaginación y la sugestión popular no tiene límites.
La historia cuenta cómo un niño murió ahogado al lado de un ciprés situado a la entrada del cementerio y del pozo.
La historia de Jafra nos remonta al año 1139, cuando Ramón Guillem establece un castillo en dicha población y sus alrededores van poblándose paulatinamente. Se construyó una iglesia (la de Santa María), aunque la población va desapareciendo poco a poco, así que en el año 1413, dicha iglesia no tiene razón de ser y es desalojada, aunque en el año siguiente, entra a formar parte de la misma jurisdicción que la de Sant Pere i Sant Félix situada en Olivella.

La niña de la curva:



Las costas del Garraf son una carretera muy estrecha de dos carriles, con dos direcciones. Donde hay muchos accidentes, ya que las curvas tienen poca visibilidad para adelantar, actualmente no se puede hacer. El Garraf es una montaña de 12.820 hectáreas. 
Aunque diga que no está explotada, en la montaña hay algún que otro Hotel, Restaurante e incluso una discoteca… Hacen rutas en bicicleta, un peligro en estas carreteras, pero no parece que importe demasiado.
Se dice que en estas costas se ocultaban los piratas, para refugiarse de los árabes, por eso si vamos nadando, bueno los que puedan en barca, vemos que por debajo de la montaña hay cuevas, por debajo del agua también hay entradas a cuevas, pero sólo sé que son oscuras y con un punto tenebroso… Hay un montón de leyendas sobre esta montaña, leyendas o historia, ya que han encontrado restos arqueológicos, a parte de los castillos y ermitas del año 990 pero eso es otro tema.
Cuenta la leyenda que hace cerca de un siglo, una familia de origen austríaco y de mucho dinero, se mudo a una Masía abandonada que se encontraba un tanto alejada del pueblo más cercano, en este caso Jafra en el Garraf. La familia no era muy sociable, de hecho no permitían a los hijos salir del sendero y tampoco dejaban entrar a otras personas. Esto es porque se sabía que los hijos tenían una enfermedad en la piel y al parecer los padres no querían que nadie los viera. 
En ese tiempo, el padre de la familia, quien se dedicaba a la medicina, mandó a construir un jardín para que sus hijos pudieran jugar, la obra se construyó en 3 años y fue obra de un Arquitecto de renombre en aquel entonces (Jean-Claude Nicolas Forestier) y el jardín consistía en un enorme laberinto de árboles y arbustos, hecho exclusivo para sus hijos. 
La leyenda comienza cuando la madre dio a luz a su cuarta hija, la cual llamaron Melinda. El parto fue dentro de la Masía y la madre murió esa noche. Desde ahí comenzaron a suceder sucesos extraños. Los otros hijos fueron muriendo uno a uno, (se atribuye a la enfermedad que tenían). 
El padre se sentía muy angustiado, ya que sólo quedaba su hija Melinda con vida. (también se dice que el padre envenenaba a los niños con sopa de rana). Los jardineros y ayudantes de limpieza abandonaron su trabajo porque el señor de la casa se comportaba de manera extraña (dicen que de un momento a otro se enfurecía como un maniático). 
Una noche de Octubre, Melinda a sus seis años huyó al jardín, perseguida por su padre completamente enloquecido. Dice la leyenda que la niña se cayó al pozo del jardín y nunca más se supo del paradero de ella ni del de su padre. 
Es por eso que se dice que en los bosques del Garraf se aparece el fantasma de Melinda, quien ayuda a los visitantes que se encuentran extraviados y les señala el camino, para ayudarlos a escapar de las garras de su malvado padre. 
En Sitges se menciona mucho también de una niña que se aparece en las curvas del Garraf. Esta es la historia que hace referencia a la chica de la curva, pero algunos dicen que se trata de la niña Melinda.
Una vez mas cada uno que saque sus conclusiones, Aquí van las fotos.